Cirugía Vaginal

La cirugía estética vaginal, conocida también como cirugía íntima es un tipo de cirugía creada para solucionar las necesidades psico-físicas de muchas mujeres con trastornos de origen muy íntimo.

Operaciones de cirugía estética vaginal como la vaginoplastia, la himenoplastia o la labioplastia, hasta hace poco muy mal valoradas por el status médico, y que ocasionan situaciones de inseguridad así como molestias de índole diversa, permiten corregir defectos, rejuvenecer o embellecer la zona íntima de la mujer.

El origen de trastornos como una vagina ancha o estrecha puede ser genético o adquirido, y pueden ser solucionados gracias a las intervenciones de cirugía estética vaginal.

Algunos defectos congénitos, accidentes, el envejecimiento y múltiples partos, producen cambios y estiramientos en la zona vaginal que si bien no significan un problema en sí mismos, pueden tener efectos colaterales.

En ocasiones puede haber molestias físicas o dolores, como en algunos casos de hipertrofia labial, pero no debemos restarle importancia al impacto psicológico: baja autoestima, inseguridad a la hora de tener relaciones íntimas, etc.

Gracias a la cirugía estética vaginal y a la cirugía de rejuvenecimiento vaginal, es posible devolver el tamaño y la simetría ideales, para gozar de una vida sexual sana y placentera.

La cirugía estética vaginal (CEV) corrige los defectos físicos para sentirse mejor, tanto física como psicológicamente.